Posts Tagged ‘kindle’

mi kindle

Estas Navidades me he regalado un Kindle, y estoy encantado con el cacharrito. Los lectores habituales de este blog saben que la literatura y los gadgets son dos de mis pasiones, así que os podéis imaginar.

Al mismo tiempo que ponías mis zarpas sobre el Kindle, en España estalló el escándalo de la Ley Sinde-Biden, y hace sólo unos días PP y PSOE pactaban su maquillaje para que los primeros pudieran apoyarla y encima quedar como si fueran adalides de la libertad en Internet. Creo que este resumen deja entrever mi opinión al respecto. Pero no voy a entrar a comentarlo, no creo poder aportar nada nuevo a lo ya dicho. Sin embargo, el tener un ebook y el debate creado entorno a la Ley Sinde-Biden, hace que me plantee el tema de cómo se está desarrollando el mercado del libro electrónico en España y cómo se puede enfrentar a la piratería.

No pretendo hacer un estudio en profundidad del mercado de los libros electrónicos, simplemente me he dedicado durante unos días a observar, a leer sobre el tema y a hacer algunas comprobaciones básica. Por ejemplo, he cogido la lista de los 10 libros más vendidos de elcultural.es y he mirado si se puede descargar de papyrefb2.net, una de las principales webs de descargas de libros en formato electrónico. También he mirado si se puede encontrar en Libranda, ese paripé que han montado las principales editoriales junto con los libreros para aparentar que están apoyando el formato ebook, y del que ya hemos hablado aquí. Además he buscado esos libros en formato papel y electrónico en los principales portales de venta de libros en España (La casa del libro, FNAC y El corte inglés) y en Amazon.com, comparando los precios. Los resultados se resumen en esta tabla:

Tabla Comparativa eBooks

Estos datos ponen de manifiesto algunos detalles importantes:

  • Accesibilidad. Es más fácil encontrar un ebook en los portales de descargas que en Libranda, la plataforma que editoriales y libreros han montado. Tened en cuenta que he elegido la lista de los 10 más vendidos, pero incluso en cuanto a fondo de libros, Papyrefb2.net triplica el número de libros de Libranda.
  • Colusión. En mi opinión, el hecho más destacable es que los precios parecen estar pactados entre editoriales y libreros (online), si no ¿cómo se podría explicar que todos los precios tanto en papel como en formato electrónico sean exactamente iguales?
  • Diferencia de precios papel-ebook. Los ebooks son más baratos que sus versiones en papel, entre un 40% y un 28% (un 31% en promedio). El ebook más barato es el libro “Maldito karma” de David Safier, que vale 9,99 €, probablemente se deba a que es el libro más antiguo de los que están en el Top 10.
  • Diferencias de precios con Amazon. He comparado con los precios de las versiones en inglés de cada libro y no he podido encontrar todos, pero en general son más baratos que en los portales online en España, aún teniendo en cuenta el 25% de descuento que se tiene por el cambio euro-dólar.

Tengo la sensación de que la industria del libro está cometiendo los mismos errores que en su momento cometieron las discográficas y ya sabemos como están ahora las discográficas. La industria del libro está intentando mantener y cuidar el canal de distribución tradicional, haciendo apuestas vacías por el nuevo canal (léase, Libranda).

Reaccionan ante los sitios de descargas como en su momento se reaccionó ante Napster ¿y de qué ha servido? Por ejemplo, el otro día leía el post de despedida del TodoeBooks, obligado a cerrar por amenazas de acciones legales de la DMCA. Se crearán 10 nuevos sitios como este, y si es necesario se alojarán los servidores en países con una legislación más laxa (por ser diplomático) sobre la propiedad intelectual.

No se adaptan al “timing” que Internet ha impuesto. Si bien es cierto que la literatura no precisa la inmediatez en la disponibilidad de los contenidos que sí es necesaria en el cine, televisión o música, a menudo los ebooks siguen tardando en estar disponibles. Me hizo mucha gracia al leer este artículo sobre ebooks y piratería de El país en el que Blanca Rosa Roca, directora de Roca Editorial, se quejaba de que el último libro de Noah Gordon estaba disponible en webs de descargas antes de que ellos sacaran la versión electrónica ¿por qué no salieron a la venta al mismo tiempo ambas versiones?

Por último, pero no menos importante, apuestan por unos precios exorbitantes, alejados completamente de lo que el mercado está dispuesto a pagar. Y no sólo eso, existe una más que sospechosa coincidencia en el precio de los libros (en papel y en formato ebook) en los portales de Internet.

En mi modesta opinión lo están haciendo muy mal, pero creo que aún no es demasiado tarde. Entre las medidas que yo tomaría estaría la de apostar por el formato y por el canal, con los libreros o sin ellos, si es necesario recurriendo a la venta directa por parte de las editoriales, como ya hacen en su web Tusquets o Planeta.

También rebajaría el precio de los ebooks, empezando por la prometida equiparación del IVA de los libros electrónicos (18%) con la de los libros en papel (4%), ya podrían enfocar sus labores de lobby a esto en vez de apoyar leyes liberticidas como la Ley Sinde-Biden.

Creo que deberían buscar sinergias entre ambos formatos, por ejemplo, sacando ofertas conjuntas con las que poder comprarse el libro en papel y por un poco más la versión ebook también.

Por último, deberían darse cuenta de la pérdida de tiempo y el gasto en dinero que suponen los DRMs. Da lo mismo lo sofisticados que sean, algún hacker experto en criptografía lo romperá a las pocas semanas de hacerse público y mientras tanto limita el uso de los ebooks, si puedo prestar un libro en papel a un amigo porque me ha encantado y quiero compartirlo con él, ¿por qué no puedo hacer lo mismo con un libro electrónico?

Acabo este post con una reflexión. Me temo que la literatura, al igual que el cine y la música va a tener que convivir con las descargas en Internet, y si bien creo que estas dos últimas pueden convivir con las descargas, no estoy tan seguro en el caso de la literatura. Realmente creo que si se generaliza la piratería de libros, el mundo de la literatura va a sufrir cambios dramáticos.
Mientras le daba vueltas a como enfocar he descubierto este post de Gizmodo, con una frase de mi admirado Francis Ford Coppola que sintetiza el futuro del arte y los artistas:

Who said that art has to cost money? And therefore, who says artists has to make money? (Francis Ford Coppola)

Anuncios

Como sabéis, me encantan los gadget y estoy loco por comprarme un ebook reader. He podido jugar un poco con el último de Sony ebook reader y es una pasada, el Kindle no ha caído todavía en mis manos. El caso es que reconozco que los libros electrónicos me plantean algunas dudas. Disfruto comprando libros, abriéndolos por primera vez, y olisquear su páginas para percibir el olor a libro nuevo. Todo eso lo perderé cuando me pase a los electrónicos. Supongo que me asaltan estas dudas porque no soy un nativo digital, nací cuando el imperio analógico iniciaba su decadencia, pero definitivamente soy analógico.

El proceso de compra de un libro digital elimina la transacción física, ya no tienes un pesado tomo que puedes sopesar y oler y al que tienes que encontrar un hueco en tu biblioteca, sino un fichero electrónico almacenado en la memoria de tu reader. Esa es una de las grandes resistencias que empresas como Amazon se van a encontrar cuando se enfrenten a compradores como yo que pertenecen a la era analógica.

¿Por qué os cuento todo este rollo? Acabo de leer que Amazon ha entrado en los Kindle de aquellas personas que habían comprado 1984 y Rebelión en la granja de George Orwell y lo han borrado. Sería como si alguien entrara en casa y se llevara libros de la biblioteca. Parece ser que la editorial que le había proporcionado los libros a Amazon no tenía realmente los derechos de estos dos títulos. Como bien apunta Enrique Dans, esto va a crear una brecha en la confianza de los compradores de libros electrónicos, su acto de fe por el que pagas por un libro intangible e inodoro, se ha visto quebrado. No sé como de grande serán las consecuencias de esto, pero objetivamente se puede decir que ha sido una gran cagada por parte de Amazon.

Por si fuera poco los dos títulos involucrados en el incidente hacen que todo esto sea de una ironía terrible, los libros de Orwell, creador del gran hermano, son borrados a distancia por la mano del otro gran hermano, Amazon. El pobre Orwell una vez más vuelve a ser víctima de sus propias profecías.

Compartir:
delicious digg technorati meneame facebook facebook