La curiosa historia detrás de El mago de Oz

Aunque a simple vista parezca un simple libro infantil, ha habido muchas interpretaciones alrededor del libro de Frank Baum. Me quedo con ésta, encontrada en un libro de economía:

A finales del siglo XIX la economía estadounidense sufrió una terrible deflación: el nivel de precios bajó un 23%. La mayoría de la población se dedicaba a la agricultura y, al igual que actualmente, tenía una hipoteca firmada. Imaginaos la situación: debían muchísimo dinero al banco, pero el dinero que recibían por sus cultivos había bajado ¡un 23%!, lo que había aumentado el valor real de sus deudas.

En ese momento, la economía estadounidense estaba basada en patrón oro: la cantidad de oro acumulada por el estado era lo que determinaba la oferta monetaria y, por tanto, el nivel de precios. La solución populista propuesta por algunos políticos en ese momento era la libre acuñación de plata. Esto es, permitir emitir más moneda con cargo a las reservas de plata para que el nivel monetario aumentara y con él los precios y el poder adquisitivo de los agricultores.  El debate fue muy encendido durante toda la campaña.

Frank Baum, autor de El Mago de Oz, era un periodista americano que escribió el libro pocos años después de la crisis del patrón plata. Los personajes de este libro representan a los protagonistas de la batalla política de esta época y con una curiosa analogía de fondo. Recordad que Dorothy tenía que recorrer un camino de baldosas amarillas para poder llegar al mago que la llevara a casa… Curiosamente, no es el mago quien la lleva a casa, sino un taconeo en sus zapatos plateados lo que finalmente consigue llevarla de vuelta.

Nota: Aunque los que ganaron la batalla electoral no fueron los defensores del patrón plata, pocos años después de todo esto se descubrió un nuevo yacimiento de oro en Klondike, lo que consiguió finalmente que se emitiera más moneda y subieran los precios y, con ellos, el poder adquisitivo de los agricultores.

Anuncios

  1. seni

    Debo reconocer que no me he leído el libro y sólo he visto la película (algo de lo que no me siento orgullosa, pero cuando vi la película por primera vez, que era bastante pequeña, ni siquiera sabía que existía un libro), pero, ¿los chapines no eran de rubíes?

  2. Lo de los rubíes también es curioso… En el libro eran de plata, pero Hollywood cuando lanzó la película estaba más interesado en dar a conocer el tecnicolor que en ser fiel a la historia 😀




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: