Seguridad en Beijing

Hasta ayer mismo, consideraba que el nivel de seguridad en China era muy elevado. Puedes pasear a cualquier hora de la mañana, por casi cualquier zona de Beijing sin sentirte amenazado.
Ayer, por desgracia, pude comprobar que los carteristas también existen en Beijing y que, como en el resto de zonas del mundo, se concentran en las áreas llenas de turistas incautos. Estando en unos de los super centros comerciales dedicados a la imitación noté como alguien sacaba la cartera de mi bolso. Cuando me volví sólo vi a un chico que se alejaba muy rápido de mí. Tras perseguirle por medio centro comercial, conseguí agarrarle en un puesto, pero, o bien me confundí (tristemente lo dudo) o bien ya había conseguido pasar mi cartera a algún compañero.
Tras llamar a seguridad y hacerme entender por señas, conseguí que nos llevaran a la sala de cámaras donde estuvimos revisando las grabaciones. Como el terreno lo tienen muy bien estudiado, el puesto en el que me habían robado esta en una zona no cubierta por cámaras, justo un punto ciego en la intersección de dos zonas si cubiertas, con lo que no pude probar que fuese el culpable 😦 Después de llamar a la policía y la visita a tres comisarías distintas buscando algún policía de servicio que supiera hablar algo de ingles, conseguí poner la denuncia y mi “certificado de robo”, ya que aquí tienes que pedir un papel especial con el detalle de los efectos sustraídos.
No espero recuperar nada y el robo es “menor”: algo de dinero, el carné de conducir y, lo único realmente malo, mis tarjetas de crédito. Ahora me toca pelearme con el banco para conseguir que me las envíen a China.
Impresionada quedé, eso si, del nivel de los sistemas de información aquí. La sala de seguridad del Silk Market es increíble, gestionan más de 100 cámaras que cubren un 90% de la superficie del mercado. Luego, en la comisaría me basto identificarme con el número de pasaporte para que obtuvieran todos mis datos de sus sistemas informático. Eso si, el protocolo de denuncia fue muy chino: tres horas entre interrogatorios y tours entre comisarías para completar una gestión de 5 minutos.
Otro día os contaré algo mas de los macrocentros de imitación que abundan en toda China. O, mejor, le dejo la entrada a suponiblemente, que acaba de regresar a Madrid (sniff, sniff).

Anuncios

  1. Perillas

    Hablando seriamente, lo siento, es una putada.

    Hablando en coña, ahora sabes como se sienten los guiris en la zona de Sol, claro, que el despliegue de medios no es precisamente el mismo.

  2. Lo peor es que me siento muy estúpida… Tal y como me robaron, gran parte de la culpa es mía. Yo en España voy siempre con el bolso agarradísimo y aquí iba super confiada (ya no, os lo aseguro)

    En fin, a ver si voy al consulado a que me hagan una copia del carné de conducir, porque queríamos alquilar un coche para ir a Mongolia Interior antes de que empiece a hacer frío 😦




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: